HIMNO DEL ESTADO MONAGAS

Coro:

Por la patria, haya toques de diana;
por la patria, resuene el clarín;
Y conserve la paz siempre ufana
de su historia, la fiel Maturín.
Y conserve la paz siempre ufana
de su historia, la fiel Maturín.

I
Maturín, tus llanuras y vegas,
altas cumbres y bosques umbríos,
tus hermosas palmeras y ríos,
son de dicha tu gran porvenir.
Ignorada del mundo, tú eres,
lo que expresa orgulloso tu escudo:
"haz de bienes y gloria que pudo
tu derecho a ser libre reunir".

II
De Monagas el nombre que llevas
Maturín, otros mil enaltece:
fue tu hijo preclaro y merece
que Ribas, Bermúdez y Piar.
Entre todos resaltan aquellos
que con Sanz, Paz Castillo y Zaraza,
por el timbre debido a tu raza,
fueron héroes de ella a la par.

III
Cinco acciones campales libraron:
tres de gloria, las otras de duelo;
y en todas le cupo a tu suelo
el renombre, la fama, el honor.
Jamás quiso rendirse tu plaza
al feroz español, al canario,
ni al de América, vil mercenario
que, sirviéndole al rey, fue traidor.

IV
De tus propias cenizas alzada,
como el fénix tornaste a la vida:
y ya puedes del lampo atraído,
a más altos destinos volar.
Alas tienes: las armas guerreras
vuelve un hacha, un arado, una sierra,
y veras que tus hijos la tierra
pan les brinda, ventura y hogar.

 


VICTORIOSO

HIMNO DE MATURIN

Bajo un cielo azul y un sol radiante
se levanta orgulloso tu suelo,
surca el río Guarapiche tu seno
canta el viento tu gloria inmortal.
Por Fray Lucas fundada en la historia
fue venciéndolo todo a su paso,
Maturín la del cálido abrazo,
de Monagas la cuna triunfal.


Coro
Del cacique valiente guerrero,
quien luchó con bravura hasta el fin,
hoy tu nombre se alza hasta el cielo,
victorioso ¡viva Maturín!


II
En la patria plasmaste tú huella
Maturín, sin rendirte ante nada,
cuna de José Tadeo Monagas,
tu hijo ilustre, patriota ejemplar.
En tu pecho se muestra triunfante
Juana Ramírez, " La Avanzadora",
y recibe a quien a Dios implora
tu imponente y bella catedral.


III
Sobre el fértil verdor de tu suelo
tus parroquias forjan tu futuro,
avanzando a un destino seguro
de trabajo, de unión, de hermandad,
cual brioso corcel galopante
al progreso llevando tu rumbo,
asumiendo tu reto ante el mundo
por las sendas de la libertad.

Félix Cetrone

 





Volver al Mapa