HIMNO DEL ESTADO GUÁRICO

Coro:

Nunca ofrendes ¡oh pueblo del Guárico!
en luchas civiles tu sangre y valor:
pero alza, extermina con ímpetu,
si huella tu Patria, guerrero invasor.

I
Por las pampas inmensas del Guárico
donde piérdese el potro cerril
en augusta carrera cual símbolo
del ánimo libre de un pueblo viril.
por las pampas inmensas del Guárico
se oye de noche vibrar un clarín.
en augusta carrera cual símbolo
del ánimo libre de un pueblo viril.
por las pampas inmensas del Guárico
se oye de noche vibrar un clarín.

(Coro)
II
Es la voz de Bolívar profética
que le advierte a su Patria ideal
¡Oh Colombia! su tierra magnífica
despierta en el mundo codicia fatal.
Es la voz de Bolívar profética
que dice en los Andes "¡Unión!, ¡Libertad!"
¡Oh Colombia! su tierra magnífica
despierta en el mundo codicia fatal
es la voz de Bolívar profética
que dice en los Andes "¡Unión!, ¡Libertad!"

(Coro)
III
¡Patria, Patria tu gloria perínclita
no se eclipse tu voz atender!
guariqueños al potro belígero
lista la lanza famosa tened.
¡Patria, Patria tu gloria perínclita
del Unare hasta Chirgua verás defender!.
Guariqueños al potro belígero
lista la lanza famosa tened.
¡Patria, Patria tu gloria perínclita
del Unare hasta Chirgua verás defender!.

(Coro)
IV
Nunca ofrendes, ¡oh pueblo del Guárico!
contra hermanos tu sangre y valor,
y bellezas palpitan riquísimas
e inmenso rebaño contempla el pastor.
Nunca ofrendes, ¡oh pueblo del Guárico!
en luchas civiles tu sangre y valor
y bellezas palpitan riquísimas
e inmenso rebaño contempla el pastor.

Nunca ofrendes, ¡oh pueblo del Guárico!
en luchas civiles tu sangre y valor.






SOY DE MI TIERRA LLANERA

Rummy Olivo

Soy de mi tierra llanera y llanera tengo el alma
y llanera tengo el alma
compañera de la palma y la canta sabanera
y la canta sabanera
soy la noche romancera que adormece en la laguna
que adormece en la laguna
soy el fulgor de la luna resplandeciendo en los bancos
resplandeciendo en los bancos
soy el lirio y el mastranto que perfuma la sabana
soy zoizola y latigana  carrao y alcaraván
carrao y alcaraván
cuando mis versos se van a conversar con la aurora
en las notas soñadoras del arpa y de la bandola
del arpa y de la bandola
soy camino y palma sola soy el pasaje y corrio
y soy el libre albedrío del llanero cantador
que la canta con amor
al llano del pueblo mío
del arpa soy cantadora y aquí mismo lo sostengo
y aquí mismo lo sostengo
con mi garganta sonora de paraulata ajicera
de paraulata ajicera
si hay alguna que no quiera reconocer lo presente
reconocer lo presente
que se me pare de frente al pie de las treinta cuerdas
al pie de las treinta cuerdas
que en el tono no se pierda que improvise cante y rime
que improvise cante y rime
que no se asiste y se arrime para que pruebe con hechos
que en este canto de hecho difícil tengo contraria
difícil tengo contraria
que como quiera me salga y por la letra que escoja
para que siembra y recoja talentos como muy pocos
talentos como muy pocos
que aprenda a cantar joropo al pie de un arpa apureña
que de esta tierra soy dueña y con mi cantar las arropo

LLANURA YO SOY TU HIJO

Llanura yo soy tu hijo.
Esta es mi tierra compadre.
Porque aquí vive en la gloria
desde el pequeño hasta el grande.
Oyendo el rumor del río
jugueteando en los guamales.
Mirando morir el sol
en los brazos de la tarde.
Y la majestuosa garza
vuela sobre los raudales.
En un caballo potrón
despertando alcaravanes.
Enlazando cacho y muela
a los toros en los corrales.
Zapateando al pie del arpa.
En esas noches de baile.
Llanura yo soy tu hijo
trátame como mi madre.
Déjame soñar contigo
Permíteme que te hable.
No ves que siempre esperé
la llave de tus caudales.
En toda tierra que piso
espaciaré tus andares.
Y mis palabras son coplas
Cuando me encuentro en tus lares.
Sabes que lejos de tí
me traicionan tus pesares.
Siento que mi corazón
se me parte en dos mitades.
Una se queda en mi pecho
otra que quiere probarme.
Recordando con cariño
rincones montes y valles.
Llanura yo soy tu hijo
Tienes que legitimarme.
Toma mi mano y verás
como circula mi sangre.
Llanera ciento por ciento
como caballo indomable.
Salvaje como el juncal
del estero intransitable.
Pura limpia y sin manchar
Como son sus manantiales.
Y las palmeras son testigos
de recuerdos imborrables.
Que van haciendo mi destino
con unos lazos de sangre.
Si algún día voy a dejarte
no debes de dejar marcharme.
Llanura yo soy tu hijo
trátame como mi madre.

Juan de los Santos Contreras









Volver al Mapa