HIMNO DEL ESTADO DE COJEDES

CORO

En las pampas que surca el Cojedes
y fecundan los rayos del sol,
paz y leyes proclama el llanero
libertad y derecho y honor.(bis)

ESTROFAS:
I
Defendamos la patria gloriosa,
que Bolívar el grande fundó;
invencible será nuestro empuje
si nos brinda su fuerza la unión.

II
Esta libre región ha grabado
con buril de diamante y de luz,
coruscante renglón de luceros,
que proclama su excelsa virtud.

III
Y proezas de homérica lucha,
con que el rudo centauro libró,
el rebaño, la ubérrima pampa
y la choza que amor le brindó.

IV
Si de audaz extranjero la planta
nuestro suelo pretende ultrajar,
Carabobo sus rayos fulmine,
deje oír su fragor Boyacá.

V
Las Queseras repitan su asombro,
de Pichincha retumbe el cañón:
recordemos el Sol de Ayacucho
que la América libre alumbró.

VI
Y que somos los hijos aquellos
que en la tierra del Inca infeliz,
con su lanza blasón esculpieron
en el campo inmortal de Junín.

VII
Mientras tanto el arado empuñemos
Bajo el sol que madura la mies:
el trabajo es el numen propicio
genitor de la dicha y el bien.

VIII
De la paz bajo el trono de armiños,
la justicia levanta su altar
y florece lozano y altivo
de Minerva laurel inmortal.
 




 

TONADA DEL CABESTRERO
(Simón Díaz)

Camino del llano viene
puntero en la soledad
camino del llano viene
puntero en la soledad
el cabestrero cantando, ay
su copla en la madrugá
el cabestrero cantando
su copla en la madrugá

Ahó .... a .... a ....
El toro pita la vaca
y el novillo se retira
como el novillo era toro
la vaca siempre lo mira
lucerito, nube de agua.

La luna busca la sombra
y no la puede encontrar
la luna busca la sombra
y no la puede encontrar
porque la sombra se esconde
detrás de la madrugá
porque la sombra se esconde
detrás de la madrugá.

Aho .... a .... a ....
no llores más nube de agua
silencia tanta amargura
que toda leche da queso
y toda pena se cura
lucerito nube de agua.

Ya viene la mañanita
cayendo sobre el palmar
ya viene la mañanita
cayendo sobre el palmar
y el cabestrero prosigue
con su doliente cantar
y el cabestrero prosigue
con su doliente cantar.

Ahó .... a .... a ....
Mañana cuando me vaya
quien se acordará de mi
solamente la tinaja
por el agua que bebí
lucerito nube de agua.



Volver al Mapa