DE CORRALES A TRANQUERAS

Osiris Rodríguez Castillos

De Corrales a Tranqueras,
cuántas leguas quedarán,
dicen que son once leguas,
nunca las pude contar.

Las hice con agua y viento,
escarcha de luna y sol,
pero entonces no contaba,
porque iba rumbo al amor.

Entonces todo era canto:
agua, tierra, viento y sol;
entonces todo cantaba,
porque iba cantando yo.

Mi flete era parejero,
mis años, de domador,
y los caminos cortitos
pa'l trote del corazón.

Camino de mis recuerdos,
tierra roja y pedregal,
bordea'o de cerros parejos
que se empinan al pasar.

Vigilante, Miriñaque,
cerros de mi soledad,
repecha'os por mis cantares,
sombras de toro y chilcal.

Hoy, que me duele la vida,
cansa'o de tanto changar,
balda'o por los redomones
ya no las puedo contar.

Y quebra'o por una pena,
pregunto a mi soledad:****
De Corrales a Tranqueras,
¿cuántas leguas quedarán?


 




 

A ORILLAS DEL OLIMAR


Hay ríos que hoy son ausencias
en mi destino de andar y andar
pero ninguno me dio esa cosa
que solo tiembla en el Olimar

Vestida de azul profundo
tu agüita cumba cantando va
que lindo suena en las tardecitas
arrobaditas de zucarás

Estribillo
Cuando mueran los caminos
que sueñan... y andando yo
que junto al dulce Olimar querido
se vuelva tierra mi corazón

Hay ríos que andan y sueñan
y cantan cumbas como el que mas
pero ninguno me dio esa cosa
que solo tiembla en el Olimar

Hay cosas de ves en cuando
que sin quererlo me hacen pensar
pues se me van corazón adentro
y allí se queda como a soñar.


CUANDO EMPIEZA A AMANECER
Santiago Chalar

Cuando empieza a amanecer
y aclarar el horizonte
se comienza a divisar
el negro perfil del monte.

Y ahí está el Cebollatí
como un espejo de lindo
y el lucero está temblando
sobre las aguas del río.

Mañanita no me apures
que el silencio está quietito
y en la punta de los pastos
está dormido el rocío.

El verde oscuro del junco
se hace negro en el bañao
y el Juan Grande anda en los suyo
pensativo y cabizbajo.

La noche se hizo la ciega
pero ha sentido remando
y el río como un gran padre
sus soledades velando.


NOSTALGIAS OLIMAREÑAS


Con pena se deja el pago
que un río al pasar lo pinta
un río de voz chiquita
de corazón sin medida

Humilde Olimar del alma
de tanto pasar tu gente
aprendes...historias viejas
de sueños y de placeres !!!

Estribillo
El día que yo me vaya
por el ultimo sendero
cantando...mi viejo río
daré tu adiós al viajero

En esos atardeceres
mi viejo Olimar del alma
tus grillos... ni bien despiertos
contrapunteando mi zamba.

Cada ves que dejo el pago
ni bien cruzo el puente viejo
nostalgias... olimareñas
me van siguiendo , siguiendo.

Volver al Mapa