GRACIAS MONTEVIDEO

Roberto Bianco
Poeta uruguayo, nacido en 1930.

Gracias mi Montevideo
por el sol de mi ciudad,
y tu doble identidad
de archiduque y archi...reo,
gracias por el Ateneo
gracias por el Parque hotel,
por el Pereyra Rosell
por el flaco Zitarroza,
El canario Julio Sosa
y el mago Carlo Gardel.

Gracias por China Zorrilla
y por Alberto Candeau,
por Carlos Paez Vilaró
y El Tabaré de Zorrilla,
por el grito del canilla
por la blanca y por la Unión,
por la iglesia del Cordón
por el tamboríl del yimbo,
los ravioles del domingo
y la grapa con limón!

Gracias por las matinee
y por la sesión vermouth,
por Juana De Ibarborou
por el Himno a Don José,
por la cortita y al pie
por los gaitas y los tanos,
gracias por marta y jijano
el monumento al ladrillo,
el Pocho Rubén Castillo
y por el Tito Cabano.

Gracias por don Juan Torraya
por El león de Carmelo,
por el club de los abuelos
y la quinta e'las albacas,
por Catuza y por Araca
Pintín y La Puñalada,
Juan Ángel y Morenada...
...Gracias por el carnaval
las Criollas de la rural
y el desfile de llamadas!

Gracias por el clarinete
del negro Santiago Luz,
por el Eduardo Dalú
y el Rubén Bancos Chijete,
por El Gato y El Cachete
por Cuareim y por Ansina
las caderas de la Tina
la escultural Rosa Luna,
la voz del canario Luna
y la tercia de Molina.

Gracias por el viejo Artigas
de la Plaza Independencia,
el señor de la paciencia
El Cabildo y La Pasiva,
por la magica intuitiva
de la milonga orillera,
las zapatillas Rancheras,
por las cronicas de el Laco,
por la media suela y taco
y El Sol De Jacinto Vera!

Gracias por Decalegrón
por El Chicho y Pinchinato,
por Gavioli, Por Racciatti
por Durazno y Convención,
por la planta de malvón
por la luz del almacén,
por los versos de a vintén,
los ñoquis del 29
Un Real al 69,
y por Granata También!

Gracias por los guitarreros
de la alta nochería,
Obdulio, Atilio García
los trico y los carboneros,
gracias por el seis de enero
la estatua a la libertad,
por el carro de El Chaná
la feria Tristán Narvaja,
y por "EL FENIX NO BAJA"
y el Café Tupinambá.

Y gracias Montevideo
por el Dalton y Pendota,
Dogomar y el Tito Botta
Rada y El loco Mateo,
Por los ranchos del Buceo
las excursiones al Chuy,
la peatonal Sarandí
el mate con torta fritas,
el tango La Cumparsita
y el bardo del Tacuarí!

Gracias por Carlos solé
por el galgo de La Onda,
por la globa o la redonda
nuestra maxima vedette,
Gracias por Pancho Nolé
Fún fún y Tatán Garreta,
por Uruguay Zavaleta,
la diosa Marta Gularte,
por la U.P.y Bellas Artes
por Belloni y La Carreta.

Gracias por mi credencial
de ciudadano Uruguayo,
por el primero de mayo
y el candombe Afro Oriental,
por el canto popular
y por la vuelta ciclista,
por los blancos,los batllistas
por A.G.A.D.U. Y POR S.U.D.E.I.
y porque salga la ley
de protección al artista.

Y gracias Montevideo
te lo chamuyo en lunfardo,
porque me siento mas bardo
en mi lirico floreo,
porque soy como vos reo!
raso, bluyín y percal,
centro, barrio y arrabal
creyente, neutro o ateo,
gracias mi Montevideo
capital del Uruguay!

MEMORIAS DE MONTEVIDEO

Montevideo tiene la culpa de mis amores
Montevideo tiene memorias de realidad
Montevideo guarda colores de mi infancia
Montevideo tiene poemas de soledad
Montevideo tiene la culpa de mi tristeza
Montevideo guarda en sus calles todo mi andar
Montevideo con sus versos de Benedetti
Montevideo tiene la culpa de estar aquí
Montevideo tiene la culpa de mí exisitir
Montevideo tiene momentos de intolerancia
Montevideo tiene momentos de gran vivir
Montevideo con sus tintes europeos
Montevideo y sus perfumes de elixir
Montevideo se descubre con su pobreza
Montevideo termina al puerto con un rubí
Montevideo con sus mentiras y sus verdades
 

Pablo Sciuto

UNA CANCION A MONTEVIDEO

Con su voz marinera encantada
viene un viento inventor de avenidas
viene un cerro patrón de miradas
que va hundiéndose ahí en la bahía
vienen sueños
vienen pueblos

Con su voz de boliches y grillos
vienen soles de ropa tendida
ciudadelas de muros heridos
preguntando qué fue de la vida
vienen cielos
vienen fuegos

Viene amar
viene amar
viene amar a este Montevideo

Vienen los sombreros
llenos de tranvías
vienen los tambores
llenos de glicinas

Vienen las sirenas
la radio prendida
y en el medio del temporal
viene un tango en un estuche de malvón
a llorar porque ha perdido la ciudad

Viene amar
viene amar
viene amar a este Montevideo

Vienen navidades
gorriones antiguos
cantores de carnaval

Esos techos de rambla infinita
esas voces con techos de nada
todo viene a esta mansa bahia
mar de fondo de nuestras palabras
viene
duele
cae en la hondura
de cada soledad

Viene amar
viene amar
viene amar a este Montevideo
Viene amar
viene amar
viene amar de este Montevideo





ROMANCE PARA UN NEGRO MILONGUERO

Alfredo Zitarrosa

Negro milonguero, qué bien,
buen tamborilero también,
baila milonga para su mercé,
como milonga y como canbomblé.

Negro yacumenza y bantú,
toca el tambor-piano zulú,
y alzan las piernas en la noche azul
nueve lunas morenas de tisú.

Negro nieto de cazador,
trabajando en el corralón;
sombra de jabalí; pie de león
junta basura y bosta en un camión.

Negro hijo de negro oriental,
tuvo abuelo negro bozal,
que se alzó en armas junto al general
y un cañón lo partió en Marmarajá.

Salió la luna boba, bembé,
se puso a darme coba, también
zumba el muerto en su tumba, Juillié
se murió en la macumba
otra vez

Qué con qué!
¡quién con quién!,
¡cuándo también!

¡Cómo y por qué,
unos primero
y otros después!

Negro del lanzazo mortal,
sombra en la sombra tensa del bar,
frente a su gran vaso municipal
cierra un ojo y se bebe la mitad.

Piensa en los cañones de Alvear,
abre el ojo y vuelve a mirar.
Un batallón es para batallar,
ése es el mejor modo de pensar.

Negro milonguero, señor,
del tamboril más tronador.
Alza el vaso de vino y un temblor
le baja de la mano al corazón.


(La puntuación, la versificación y la ortografía son de Alfredo Zitarrosa)

Volver al Mapa