toa-baja

Toa Baja

toa-baja

"La Ciudad de los Valles del Toa" - "Ciudad Bajo Aguas" -  "Los Llaneros"

toa-baja

toa-baja

Photobucket

HIMNO

Autor: Luis M Santiago

Espléndido Toa Baja, Jardín de mis amores,
tú luces por doquiera tu hermosura sin par.
Son bellas y fragantes tus matizadas flores.
que vierten en el aire su esencia virginal.

Un sol esplendoroso alumbra tu llanura,
risueña portentosa, por su fecundidad;
pues luce eternamente su manto de verdura,
primicias venturosas del clima tropical.

Hermosea tus noches, perenne primavera,
y de tu luna hermosa el pálido rielar,
el Plata caudaloso, que besa tu ribera,
parece una serpiente de plata o de cristal.

Si en los dorados días de mi niñez dichosa,
para colgar mi cuna, me brindaste un hogar,
yo quiero que me guardes, para cavar mi fosa,
un sitio en tus llanuras, bajo el sol tropical.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

NO DES TU TIERRA AL EXTRAÑO

Virgilio Dávila

Dios, el mundo concluído,
tiróle un beso al azar;
El beso cayó en el mar,
Y es la tierra en que has nacido.
En ella formas tu nido,
de amor rendido al amaño;
Ella un año y otro año
te brinda con su tesoro;
ella vale más que el oro.
¡No des tu tierra al extraño!
 

Mira sus campos. Arriba
es ornato de la loma
la breve y fragante poma
del café, púrpura viva.
Fruto que la mente aviva
y es del criollo sostén
al par que orgullo. Si hay quien,
extraño, quiera tu suelo,
que no se colme su anhelo
por más que te pague bien.
 

De sus llanos la grandeza
admira la gente extraña.
en ellos canta la caña
la canción de la riqueza.
Como una enorme turquesa
allá el tabacal se extiende.
¡La imaginación se enciende
ante ese cuadro admirable!
¡Que bajo y que miserable
el que su terruño vende!
 

En la playa el cocotero,
con su penacho elegante,
es asombro al navegante
y tentación al logrero.
No des por ningún dinero
tu pedazo de vergel,
que eres tú, patriota fiel
y de legítimo cuño,
y el que vende su terruño
vende la Patria con él.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

toa-baja Photobucket

Photobucket

toa-baja

Sólo al dolor...

Edgardo López Ferrer

Sólo al dolor mi corazón provoca
con su latir de inmenso enamorado.
Cómo duele saberse ya olvidado
por tu mano, tu voz y por tu boca.

La pena por mi sangre desemboca
al sentir sobre mí tu pecho amado
tu cuerpo por mi cuerpo señalado,
dulce sueño del labio que te evoca.

No ha podido vencer la lejanía
tu ser, polen de amor para mi viña
tan sólo tú renaces mi alegría.

Por tu mano que el tiempo me cercena,
por tu voz, por tu boca día a día
cumplo en tu corazón una condena.

toa-baja

toa-baja

Photobucket

 

Photobucket

 

Photobucket

Photobucket

 

toa-baja

Photobucket

 

Photobucket

 

Photobucket

La golondrina

Manuel Padilla Dávila

Todos me llaman la peregrina
porque me juzgan falta de hogar,
y nadie sabe, ninguno atina
por qué se encuentra la golondrina
ora en la tierra y ora en la mar...

Ya aspirando el aroma
del incensario,
cual veleta de torre
de un campanario.
Ya cual la yedra
cubriendo con las alas
marina piedra.

Ninguno sabe lo que yo anhelo
cuando del Juba paso al Genil,
nadie comprende por qué, si vuelo,
tan pronto altiva remonto al cielo,
como rastrera bajo al pensil.

Del Genil y del Juba
son los raudales,
bases de donde arrancan
las espirales
que el vuelo mío,
traza y remonta en nubes
en el vacío.

Doquiera libre canta mi pico,
donde yo quiero voy a parar,
y casto lecho yo me fabrico,
tanto en las grutas de Puerto Rico,
como en la peña de Gibraltar.

Hoy canto de Borinquen
sobre alto techo;
mañana en otros climas
construyo un lecho.
Así me paso
de un polo al otro polo,
de oriente a ocaso...

Ninguno sabe, por mi fortuna,
si cual los indios amo la luz;
si soy cristiana, si soy moruna,
si adoro ciega la media luna,
o si sectaria, soy la cruz.

Si llego a la mezquita
del africano,
beso la media luna
del otomano.
Si al templo asisto,
estrecho entre mis alas
la cruz de Cristo.

Del orbe todo soy yo vecina,
por templo tengo la inmensidad,
de altar me sirve cualquiera ruina,
soy de las aves "la golondrina",
por Dios adoro "la Libertad".

Dejad, pues, que en el aire,
las alas vibre,
a mi Dios entonando
mi canto libre,
mientras que paso
de Norte a Mediodía
de Oriente a Ocaso.

Photobucket

Borinquen

Virgilio Dávila

Piense de mí lo que pensar le plazca
aquel que, de altruista blasonando,
dice que tiene por su patria el mundo,
y son todos los hombres sus hermanos.

Piense de mí lo que pensar le plazca,
mientras yo declaro
que entre todas las tierras conocidas,
es Borinquen la tierra que idolatro...

¡Esta hermosa esmeralda
que engarzó Dios en medio del Océano!

Photobucket

Photobucket  toa-baja

Photobucket  toa-baja

 
 

Volver al Mapa