lares

Lares 

lares

"La Ciudad del Grito de Lares" - "Los Patriotas"

Himno de Lares

Autor: Luis LLoréns Torres

En las verdes montañas de Lares
y en la lucha contra la adversidad,
nuestros padres soñaron un día
una patria conquistar,
y murieron sin ver realizado
el ideal soñado de patria y libertad.

Brazo de oro que fue en Puerto Rico
la más noble y valiente mujer.
Brazo de oro bordó la bandera
que los puertorriqueños
sabremos defender.

La blanca cruz en ella significa
ansia de patria redención,
el rojo, la sangre vertida por los héroes de la rebelión
Y la estrella en la azul soledad,
Llibertad, libertad, libertad.
 

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

   lares  lares

Photobucket

lares

Photobucket

Photobucket

lares

Photobucket

Historia del Grito de Lares
 

El Grito de Lares fue un movimiento revolucionario planificado donde un grupo de puertorriqueños y algunos extranjeros protestaron contra las condiciones políticas y económicas por la que estaba pasando el País, y por las condiciones que el Gobierno Español hacia sobre este.

Al ser desterrado Ramón Emeterio Betances y Ruíz Belvis en 1867 por su mentalidad revolucionaria, acuden a Santo Domingo y luego a Nueva York en busca de dinero y armas para liberar a Puerto Rico y establecen aquí una Republica Libre y democrática. Muere Ruíz Belvis en 1867, Betances prepara la revolución armada desde Santo Domingo. Se pone en comunicación con los separatistas de Puerto Rico, que forman una cadena de sociedades secretas o juntas; son conocidas como las de Mayaguez, Ponce, Lares, Camuy, San Sebastián y Juana Díaz.

Mientras tanto Betances reunía hombre, fusiles y municiones y adquiere un barco. Todo estaba planificado para el 29 de septiembre de 1868.Una declaración ocurrida en Camuy, pone en alerta a las autoridades y lleva a los separatistas adelantar el golpe.

El 20 de septiembre los conjurados en Mayaguez acordaron dar inicio a la revolución en la finca de Manuel Rojas en Lares con el objetivo de tomar a Lares y San Sebastián y subsiguientes Moca, Quebradillas, Camuy y Arecibo. Se fijó la fecha del 23 de septiembre de 1868.

A la media noche del 23 de septiembre de 1868, armados de fusiles y machetes, a pie y a caballo los revolucionarios entraron al pueblo de Lares a los gritos, ´´Viva Puerto Rico Libre``.

La tropa de revolucionarios estaba compuesta de 400 hombres al mando de Manuel Rojas y de Matías Brugman.

Los revolucionarios tomaron el ayuntamiento poniendo allí la bandera de Lares, diseñada por Betances y bordada por Mariana Bracetti.

Los rebeldes juraron defender la libertad de la patria. Se abolió el injusto sistema de libretas de los jornaleros y se declararon libres los esclavos.

Durante la madrugada el general Rojas y su pequeño ejercito avanzaron hacia San Sebastián, pero los españoles habían recibido refuerzos. Fueron cuatro horas de combate pero los rebeldes tuvieron que retirarse a las afueras del pueblo.

Rojas trata de regresar al pueblo para hacerles frente; pero muchos hombre se niegan y deciden volver a Lares a esperar noticias sobre el levantamiento en el resto de la isla. El Grito de Lares no fue un éxito militar sino un fracaso, pero puso de relieve la iniquidad del Sistema Colonial de Puerto Rico y llevó la opinión pública internacional el anhelo de libertad del pueblo puertorriqueño.

lares  Photobucket  Photobucket

lares

Photobucket

VERDOR QUE SALTA

Francisco Matos Paoli

Inminencia, celeste inminencia
de días que son pájaros,
de pájaros que son venas.
Frescas corolas que se imantan
más allá de mi abismo.
Un ritmo aparte que mitiga
la ausencia en que me hallo.

 Algo como un dolor que acorta la distancia del cielo.
Tendré un nuevo ser.
Un ritmo cenital que me hace libre
de todos los augurios de la tierra.

Verdor incontenible.
Verdor que salta
hasta alcanzar el triunfo
de lo que ha sido en mí
la noche plena.

 

Póstuma

Obdulio Bauzá González


Cuando ya muera...
llevad mi cuerpo a Lares.
Quiero la sombra
del cafetal que conoció mis sueños
sobre mi tumba...
¡Lejos los mármoles helados,
lejos la lápida sin venas y sin vida!

Manos de campesinos en la altura
abran hondo la tierra con la azada.
Y que la yerba
sobre los fértiles terrenos
crezca lozana...
Y diga cuando pase al caminante:
"ésta es, hermano, tierra de sembradura".

Y en mitad del predio
que mi tumba ocupe...
¡Eso sí, hermanos! sembrad un árbol de café.
Que sus raíces
busquen la fuente de mi sangre,
y en lo hondo
mi carne abrazará sus tiernos poros.

Después dejadme. ¡Que no habré muerto!
Porque la savia
de las resinas tiernas del cafeto
será mi sangre.
Y cuando cante
"la fronda del atardecer
en los días melancólicos de Lares",
la melodía del viento,
sobre la copa de los árboles amados,
montaña adentro
llevará mis versos...

 

lares

 

Photobucket

 

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

lares

Photobucket

 

Volver al Mapa