Guayama 

EL PUEBLO DE LOS BRUJOS Ciudad Bruja (se le llama asi por un lanzador del equipo de Guayama conocido como "Moncho el Brujo" La Ciudad del Guamaní

Photobucket

Himno de Guayama

Viva Guayama, mi pueblo idolatrado,
la bella patria chica nonde nací!
Siempre recuerdo tu nombre venerado.
En mis angustias acuérdate de mí.

Viva Derkes, que viva Palés Matos,
grandes hombre de nuestro patrio lar!
Su recuerdo es muy grato y a Guayama
le vamos a cantar.

Recordemos, recordemos
a Guayama, con amor
Recordemos, recordemos
a Guayama, con amor

Son tus mujeres, cual ninfas escapadas
de las orillad del Río Guamaní,
y tus matronas tan nobles y abnegadas
no nos permiten olvidarnos de tí

Recordemos, recordemos
a Guayama, con amor
Recordemos, recordemos
a Guayama, con amor
 

Néstor Cora Vera

 

guayama

Photobucket

Photobucket

guayama

Photobucket

Photobucket    Photobucket

Photobucket    Photobucket

guayama

guayama

Photobucket

MAJESTAD NEGRA

Por la encendida calle antillana
va Tembandumba de la Quimbamba.
Rumba, macumba, candombe, bámbula,
entre dos filas de negras caras.
Ante ella un congo -gongo y maraca,
ritma una conga bomba que bamba.
 

Culipandeando la Reina avanza,
y de su inmensa grupa resbalan
meneos cachondos que el gongo cuaja
en ríos de azúcar y de melaza.
Prieto trapiche de sensual zafra,
el caderamen, masa con masa,
exprime ritmos, suda que sangra,
y la molienda culmina en danza.
 

Por la encendida calle antillana
va Tembandumba de la Quimbamba.
Flor de Tortola, rosa de Uganda,
por ti crepitan bombas y bámbulas;
por ti en calendas desenfrenadas
quema la Antilla su sangre ñáñiga.
Haití te ofrece sus calabazas;
fogones rones te da Jamaica;
Cuba te dice: ¡dale, mulata!
Y Puerto Rico: ¡melao, melamba!
 

¡Sús, mis cocolos de negras caras!
Tronad, tambores; vibrad, maracas.
Por la encendida calle antillana.
Rumba, macumba, candombre, bámbula,
va Tembandumba de la Quimbamba.
 

Luis Palés Matos
Guayama, Puerto Rico

 

  Photobucket   Photobucket

Photobucket  guayama

PRELUDIO EN BORICUA

Tuntún de pasa y grifería
y otros parejeros tuntunes.
Bochinche de ñañiguería
donde sus cálidos betunes
funge la congada bravía.

Con cacareo de maraca
y sordo gruñido de gongo,
el telón isleño destaca
una aristocracia macaca
a base de funche y mondongo.

Al solemne papalúa haitiano
opone la rumba habanera
sus esguinces de hombro y cadera,
mientras el negrito cubano
doma la mulata cerrera.

De su bachata por las pistas
vuela Cuba, suelto el velamen,
recogiendo en el caderamen
su áureo niágara de turistas.

Mañana serán accionistas
de cualquier ingenio cañero
y cargarán con el dinero...

Y hacia un rincón, solar, bahía,
malecón o siembra de cañas,
bebe el negro su pena fría
alelado en la melodía
que le sale de las entrañas.

Jamaica, la gorda mandinga,
reduce su lingo a gandinga.
Santo Domingo se enminga
y en cívico gesto imponente
su numen heroico respinga
con cien odas al Presidente.

Con su batea de ajonjolí
y sus blancos ojos de magia
hacia el mercado viene Haití.
Las antillas barloventeras
pasan tremendas desazones,
espantándose los ciclones
con matamoscas de palmeras.

¿Y Puerto Rico? Mi isla ardiente,
para ti todo ha terminado.
En el yermo de un continente,
Puerto Rico, lúgubremente,
bala como cabro estofado.

Tuntún de pasa y grifería,
este libro que va a tus manos
con ingredientes antillanos
compuse un día.

...y en resúmen, tiempo perdido,
que me acaba en aburrimiento.
Algo entrevisto o presentido
poco realmente vivido
y mucho de embuste y de cuento.


Luis Palés Matos
Guayama, Puerto Rico

 

guayama

guayama

guayama

Photobucket

guayama

guayama


 

 



 

 

Volver al Mapa