POEMA DE LA ALEGRÍA QUE VENDRÁ

Y vendrá la alegría con el alba en las alas
a romper el silencio tenaz de los sepulcros.
Sí, vendrá la alegría desprendida del árbol
de frondoso ramaje florecido de estrellas.

Sí, vendrá la alegría en los surcos del verso 
y la blanca paloma abrumada de cantos...
Vendrá, vendrá montada, abrasada de incendios,
en las ancas terrosas de la antigua pavura.

Y por fin llegará... habiendo atravesado
el encendido río de todos los dolores.
En sábanas de llanto envolviendo sus sienes
donde palpita un sueño de reparada música.

Será la Patria, entonces, soñada estrellería,
un vivero de anhelos germinado en fulgores.
El viejo jazminero sacudirá sus hojas
y los capullos mustios reventarán luceros.

Tendrá del horizonte su resplandor de luces,
la vasta geografía de los surcos preñados.
Y en el aire sonoro de vegetal perfume
vibrarán las guitarras de todos los deseos.

Fulgurarán entonces los ojos sus presagios
de nuevos derroteros abiertos en la tierra.
¡Un torrente imperioso de puños liberados
extenderá a los vientos las más puras banderas!

Y montarán los hombres sus caballos azules
y saldrán a los campos repletos de simientes
a recoger el verde rumor de las canciones
y descubrir la siega tanto tiempo esperada.

El Paraguay inmenso -Patria de sol y monte-
no tendrá valladares su corriente serena.
Y tensará sus venas para albergar el grito
que llegue con el alba de luz recuperada.

Félix Giménez Gómez
 

Che pueblo Acahay

!Ha che pueblo Acahay!: nderehe chemandu´ávo
purahéirãmi ajapóta yvytu rehe apoi;
tove taiñasarambi nde rérape aipoty´óva
amo che ãgã mbytégui ko´ã ñe´ë guaraní.
Ko versomíme ahenóita umi nde jeguakahára
jardín-re che ambojojáva, oïva en el Paraguay
ka´aguy ha ñu poty ndie oñuambáva opa ára
ndareíri nepörãva nde che pueblo Acahay.
Oime Caraguatay ha upe barrio Costa Báez
mokóïvéva peteïcha pörãgui imomorãmby,
upe kotyo reguatãrö rejuhúne Arroyo Verde
ku yvoty eta apytépe hesakã potï asy.
Ku Pinto Costa Peña ha oiméva upe Islería
vy´a raitýpe aheróva umi che rekohaite:
Tapytãngua avei, Yvyra´ity, Potrero Arce
aipo yvyty rokáicha pörãgui opa ohesape.
Ñoaï ha´e Yeguarizo ha avei ku Isla Báez
kogatýgui henyhëva, omba´apóva retã.
Rincón ha´e Cerro Guy hetaha kuña ipörãva
ha pa anichéne Acahay nde rehe che mandu´a.
Mombyry guive avei ojekuaa pe ijyvatéva
ohupyty vaicha yvága, upe Cerro Acahay;
ka´aguy pa´ü mbytépe, yvotýpe oñemondéva
omopörã potavévo ñane retã Paraguay.
Acahay ha´évo jaha´epaitéma
maymave ipörãvéva hese ijatýva
ha la ipörãvéva oime Recoleta
ikora ysyrýgui jajahu haguã.
Oguahë chéve ko ára upe romoñe´ëmívo
che akãme roguerekóva nde che táva pörãite
reñemondéva jazmín-pe ha violeta apytépe
ne ryakuãvúva reína ku ára ha pyhare.
Ha che pueblo Acahay akói rohechaga´úva
nde yvotykuéra rechávo hi´ãnte chéve aveve
ha aguejy ne rendápe, taiko nde kuarahy´ãme
ha aipo´o nde yvotytýgui cheirurã amanomeve.

Letra y Música:
Alfonso Romero Adorno



PUEBLO YBYCUI

I
¡Oh! pueblo Ybycuí, tierra paraguaya que me vio nacer.
¡Oh! rincón guaraní, cofre que atesora todo mi querer.
En tu humilde solar corrieron mis años de feliz niñez,
hoy, paria en mi vagar, mi anhelo tan solo, es verte otra vez.

II
Yo quisiera volverte a encontrar
tan risueño cual yo te dejé,
con tu huerta exhalando azahar
y niño azoté.
Y detrás de una reja de amor
atraída por mi mbaracá,
ver de pronto surgiendo
cual flor
che yegustajhá.

I bis
¡Oh! pueblo Ybycuí, que florido estabas cuando te dejé.
Hoy rincón guaraní lloras tu tributo de sangre y de sed,
pues impío el cañón, destruyendo vidas con saña y maldad,
la materna ilusión convirtió en amarga y cruel realidad.

II bis
Más, quisiera volverte a encontrar
tan risueño cual yo te dejé,
con tu huerta exhalando azahar
y niño azoté.
Y al igual que en los tiempos de ayer
recibir de mi madre otra vez
las caricias que supieron ser dicha en mi niñez.

GUARANIA
Letra: OSVALDO SOSA CORDERO
Música: MAURICIO CARDOZO OCAMPO

  

Che pueblo pörã

Ajúnte rohechami mombyry asyetégui
hetã rohechaga´u nde che pueblomí;
tamoasãimi nde rokáre che py´aitégui
che purahéi kunu´ü ryakuã pacholi.
Bandada korochire péina che moirüma
aponderami haguã ne marangatu.
Akóinte hyakuã porã mayma nde yvoty mitãkuñaita
ha itekove ne mitã rusu che pueblo porã.
Vy´águinte che rasë ahenduvove ne campana pu
Ha péina pype hekoviapaite ko techaga´u.
Péina, Arasaty, hovái Costa Hü ha Paso Paré,
péina Rincón´i, Cerro Tatu Kua
ha Isla Pa´ü che vy´ahague.
Oime Cordillera yvága rovái ñu hovy porã
pépe opurahéi ku Salto Cristal
ko che purahéipe tamoherakuã.
Tapurahéi Takuary, cuna del Centauro,
hovái oime Minas Kue mandu´aiteha
upépe oikova´ekue ku cañón “Cristiano”
he ñane defende pe guerra aja.
Oime avei Entre Ríos ysyry pa´üme.
Kurukáu ha Ytaypa chupe ombojegua.
Ha pe pueblo rembe´ýpe ikoni koni ku Paso Sabrá
omboguepaitéva ku mbyry´ái ysyry porã.
Vy´águinte che rasë ahenduvove ne campana nu
ha peína pype hekoviapaite ko techaga´u.
Sapy´ánte che ko´ë opa che pytu, pueblo Ybycuí,
mba´éichatamo upe nde pohéi apytu´umi.

Letra y Música:
Mauricio Cardozo Ocampo


 

A mi Roque González

Pueblito querido, jardín de mi tierra, cuna de mi amor,
me diste la flor más linda de ti que tanto amo yo;
pueblito querido: me diste la dicha de un gran amor;
por eso te quiero y te llevo dentro, en mi corazón.

Juntito los dos, fuimos al ysyry,
amambái roky roipo´o haguã,
heta rovy´a, heta rojuayhu
ykua rembe´ýpe roñohavi´ü.

Juntitos los dos fuimos al Moñairy,
el agua debí de su boca en flor;
no sé qué pasó, más la quiero yo
y me cautivó por siempre mi amor.

En la lejanía yo vivo soñando con mi Paraguay,
su luna plateada, la brisa aromada del cerro Acahay;
Roque de mi ensueño que guarda el encanto del Lago Ypoá,
yo quiero morir abrazado en ti che valle porã.


Letra: Juan Alfonso Ramírez
Música: Juan Alfonso Ramírez/Mimi Alfonso

Añoro a mi pueblo

Agobiado por el dolor
a mi pueblo humilde yo regresaré
buscando sosiego y paz.
Caballero, pueblo feliz,
con su alegría y su sencillez,
mi pena calmó, volví a sonreír.
Como en sueños volví a vivir
las horas felices de mi niñez,
los momentos de amistad,
de sana felicidad
que calmó mi angustia y me dio la paz.
Amanece, las aves con su trinar,
regalo de Dios.
Los labriegos se cruzan, se saludan, luego se van.
En los surcos hay vida, armonía
y canto de amor.
La alborada anuncia un nuevo, feliz despertar.
!La emoción, la alegría, el color,
al amanecer reinan ya!
Quiera Dios mi pueblo austero,
altivo, sano y siempre feliz
como ayer, como hoy,
caminante cansado de andar
al regresar
para gozar de tu calor,
tu sencillez para cantar
canto de amor, himno de paz.

Letra: Alberto de Luque
Música: Herminio Giménez

A MI PUEBLITO ESCOBAR

Con las caricias del viento
De los cerros de Escobar
Me columpiaba la hamaca
En mi pueblito natal.

Con el arrullo tan suave
De la canción de mi madre
Yo aprendí como el ave
Las alas a desplegar.

Por mares he navegado
Crucé diversas fronteras
Amé y también fuí amado
Pesar y alegría sentí
Pero he de volver a tí
Con polvos de mil caminos
Para buscar el abrigo
De aquella infancia feliz.

Letra y Música:
Emigdio Ayala Báez


QUYQUYHÓ

De ti muy lejos siempre te añoro
y te recuerdo che Quyquyhó
porque en tu seno desde pequeño
la alegría no me faltó.

Con los amigos de ese pueblito
inolvidable heta aguata
por los caminos tan pintorescos
donde dichoso yma avy’a.

Hoy, pueblo mío, mucho te busco
ha ndehegui ndacheresarái
en todas partes creo encontrarte
ha mamovénte ndorotopái.

¡Cuánto yo busco, cuánto te añoro
hoy que estoy solo ha mombyry
tu Loma Chica, tu Ciudad Nueva
barrios de encanto y de tory!

Tu Chacarita, barrio florido,
che mandu’a ramo che hese
mi sentimiento se vuelve trino
como si fuese un korochire.

Busco tu arroyo Tupâsy Paso
hesakãitéva osyry jave
ku Cerro Alto ichorromíva
opurahéiva amo yvate.
También recuerdo del Escuelero
que por el camino osyry mbegue,
ese arroyito que costeando
va acariciando rojos tape.

Tus serenatas dulces y tiernas
ante la reina del mborayhu
hoy que estoy lejos de todo aquello
cuánto yo extraño, ahechaga’u.

Y tus mujeres buenas y bellas
y siempre frescas cual amambái,
tan hacendosas y tan humildes
péicha ipôrâva ko ndahetái.

Este homenaje que un campesino
dedica al pueblo de Quyquyhó
es el saludo del hijo ausente
que de su valle no se olvidó.

Letra: ANTONIO ORTIZ MAYANS


   

Volver al Menú

Volver al Mapa