CIUDAD DE LA PAZ
 
 

Eres, ciudad amada del poeta,
 prisionera del mar y del desierto,
 donde el viejo molino, allá en el huerto
 acalló su canción suave y discreta.
 
 Hueles a rosa, a nardo y a violeta
 por las noches, cuando el sol ha muerto,
 y en tus calles, en silencio abierto,
 eres poema en labios del poeta.
 
 Florece el sol, también en tu paisaje
 al despertar temprana la mañana
 y duerme con el último celaje
 
 A través del cristal de mi ventana
 miro las nubes de algodón y encaje,
 cuando escucho la voz de la campana.

                                        Nestor Agundez

 

 

'Puerto de Ilusión'

 

La noche se aleja ya,
empieza a salir el sol,
y las gaviotas vienen de lejos,
cruzando mares, buscando amor.

También con el corazón,
cansado de navegar,
llegué a éstas playas tibias y claras,
y anclé mis ansias para soñar.

Vine de lejos,
decepcionado por un amor que me traicionó,
y fué tu puerto una esperanza,
en el naufragio de mí dolor.

La paz, puerto de Ilusión,
remanso de luz y amor,
como una perla que el mar encierra,
así te guarda mí corazón.

Como una perla que el mar encierra,
así te guarda mí corazón.

-----

La paz, puerto de Ilusión,
remanso de luz y amor,
como una perla que el mar encierra,
así te guarda mí corazón.

Como una perla que el mar encierra,
así te guarda mí corazón.

Chayito Valdez





 

Playas Negras
Autor: José Guadalupe Mendoza

Adiós, adiós me voy, me voy de aquí muy lejos
voy a buscar consuelo a mi amargura, 
adiós me voy cargado de tristeza
llevándome mis penas, buscando otra aventura.

Único puerto mi Santa Rosalía 
la fresca brisa peinó su hermoso pelo, 
adiós les digo a las playas negras 
donde encontré amor y desconsuelo

Hoy que de luto mi alma se ha vestido,
como se visten las playas de mi pueblo,
como aquel viejo palmar de hojas caídas
donde lloré Señor mi desconsuelo.

La quise tanto amigos se los juro,
que hasta mi madre por ella había olvidado,
jamás soñé su traición infame
habiéndole querido, habiéndole adorado.

Bonito puerto mi Santa Rosalía, 
donde el placer es fuente de alegría
navegan barcos llevándose la esencia
y las escorias el mar vuelve a la orilla.

Y si algún día, estando yo muy lejos, 
alguien pregunta: ¿Qué son las playas negras? 
Les contaré llorando de tristeza
lo hermoso de mi pueblo, del mar y sus tibiezas

 

 

 

 

 

 

 



Volver al Mapa

Volver al Menú