HIMNO DE ANDALUCIA

Blas Infante - José del Castillo Díaz

La bandera blanca y verde vuelve,
tras siglos de guerra,
a decir paz y esperanza,
bajo el sol de nuestra tierra.

¡Andaluces, levantaos!
¡Pedid tierra y libertad!
¡Sea por Andalucía libre,
España y la Humanidad!
Los andaluces queremos
volver a ser lo que fuimos
hombres de luz,
que a los hombres,
alma dimos.

¡Andaluces, levantaos!
¡Pedid tierra y libertad
¡Sea por Andalucía libre,
España y la Humanidad!

 

LLANTO DE LAS VIRTUDES Y COPLAS
POR LA MUERTE DE DON GUIDO

Al fin, una pulmonía
mató a Don Guido,
y están
las campanas todo el día
doblando por él:
¡din, dan!

Murió don Guido,
un señor
de mozo muy jaranero,
muy galán y algo torero;
de viejo gran rezador.

Dicen que tuvo un serrallo
este señor de Sevilla;
que era diestro
en manejar a caballo,
y un maestro
en refrescar manzanilla.

Cuando mermó su riqueza
era su monomanía
pensar que pensar debía
en asentar la cabeza
y asentóla
de una manera española,
que fue a casarse con una
doncella de gran fortuna.

Y repintar sus blasones
hablar de las tradiciones
de su casa,
a escándalos y amoríos
poner tasa,
sordina a sus desvaríos.

Gran pagano
se hizo hermano
de una santa cofradía;
el jueves Santo salía,
llevando un cirio en la mano
--¡aquel trueno!--
vestido de nazareno.

Hoy nos dice la campana
que han de llevarse mañana
al buen Don Guido muy serio
camino del cementerio.
¿Tu amor a los alamares
y a las sedas y a los oros
y a la sangre de los toros
y al humo de los altares?

¡Oh fin de una aristocracia!
La barba canosa y lacia
sobre el pecho;
metido en tosco sayal
las yertas manos en cruz,
!tan formal!
el caballero andaluz.

A.Machado

CANCION DEL JINETE

Córdoba
Lejana y sola.

Jaca negra, luna grande,
y aceitunas en mi alforja.
Aunque sepa los caminos
yo núnca llegaré a Córdoba.

Por el llano, por el viento,
jaca negra, luna roja.
La muerte me está mirando
desde las torres de Córdoba.

¡ Ay qué camino tan largo!
¡Ay mi jaca valerosa!
¡Ay que la muerte me espera,
antes de llegar a Córdoba!

Córdoba ,
lejana y sola.

F.García Lorca

BAJO MI CIELO ANDALUZ

Jofré - Castellanos
 

La luz de este cielo de mi Andalucía
es como un reflejo de un fino cuchillo
Que hasta la guitarra canta y vibra sola
por el sortilegio de algún fandanguillo.

Su luz como risa de alegre campana
en la maravilla de su resplandor
es como una nota que el aire desgrana
bajo la mirada de algún claro sol.

Cielo andaluz,
el de las Cruces de Mayo,
el que llenó
de alegres risas
mil patios.

Cielo Andaluz
de incomparable esplendor.
Bajo tus luceros
van dos bandoleros
ojos de un rostro español.

La sangre en las venas,
el arte en el alma,
la luna en lo alto,
el vino en la caña.

El que no ha vivido
la noche andaluza,
que no diga nunca
que estuvo en España

Que no diga nunca
que oyó alguna copla,
ni diga tan sólo
que sabe querer,
si no se ha embriagado
de noche andaluza
mirando a los ojos
de alguna mujer.

    ACEITUNEROS

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién
amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.

Miguel Hernández (1937)

LA MORENA DE MI COPLA

Jofré - Castellanos

Julio Romero de Torres
pintó la mujer morena
con los ojos de misterio
y el alma llena de pena.
Puso en sus braos de bronce
la guitarra cantaora,
en su bordón hay suspiros
y en su caja una dolora

Morena,
la de los rojos claveles,
la de la reja floria,
la reina de las mujeres.

Morena,
la del bordado mantón,
la de la alegre guitarra,
la del clavel español.
Como escapado del cuadro
en el sentir de la copla,
toda España la recibe
y toda España la llora.
Trenza con su taconeo
la seguirilla de España.
En su danzar es moruna,
en la Venta de Eritaña.

Morena,
la de los rojos claveles,
la de la reja floría,
la reina de las mujeres.
Morena,
la del bordado mantón,
la de la alegre guitarra,
la del clavel español.

ASI ES MI GRANADA

Al pie de Sierra Nevada,
al pie del viejo Albaicín,
se halla sentada Granada
la de belleza sin fin.

La virgen de las Angustias,
la que habita en La Carreta,
consuela a los granadinos
aliviándoles las penas.

Granada, Granada mía,
la de hermosura repleta,
luna y sol de Andalucía
Granada, Granada mía,
al llegar el mes de abril,
flores hay en tus vergeles,
olorosos los claveles
de la vega del Motril.

Cármenes de verde y agua
y el Sacromonte cañí,
con sus cantares y zambras,
son la ilusión y el vivir.

Granada mora y sultana,
la que admira el mundo entero,
¡Ay, mi Granada gitana,
eres tú lo que más quiero!

Volver al mapa