heredia

 

Pampa

Letra de Aníbal Reni
Música de Jesús Bonilla

Sale el sol por la linda llanura

bajo el cielo de limpio cristal;

luce el bello amatista del roble

y el malinche del rojo coral.



¿Qué bonita se ve la colina?

más parece una perla del mar

que engarzada en la pampa bravía

una joya viniera a formar.



Pampa, pampa.  Te vio el sabanero

y ya nunca te puede olvidar;

en su potro se escapa ligero

tras el fiero novillo puntual.



Luego viene la tarde divina

y el contorno se mira sangrar;

hay marimbas que truenan lejanas

y la pampa se vuelve inmortal.

 

Photobucket
heredia
heredia


heredia
Photobucket
Photobucket
heredia
Photobucket
Photobucket
heredia
 

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

VUELO SUPREMO

Julián Marchena

Quiero vivir la vida aventurera
de los errantes pájaros marinos;
no tener, para ir a otra ribera,
la prosaica visión de los caminos.


Poder volar cuando la tarde muera
entre fugaces lampos ambarinos
y oponer a los raudos torbellino
el ala fuerte y la mirada fiera.


Huir de todo lo que sea humano;
embriagarme de azul...Ser soberano
de dos inmensidades: mar y cielo,


y cuando sienta el corazón cansado
morir sobre un peñón abandonado
con las alas abiertas para el vuelo.

Photobucket

Photobucket

heredia

heredia

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

heredia

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Pasión

Letra de Roberto Arce
Música de Pasión Acevedo

Yo te llevo en el pecho

como una perlita gata

que adoraron los indios

al nacer la luz del alba.



Te encontraron cantando

en una rústica cabaña,

pues tu padre fue un viejo

trovador de la montaña.



(BIS)



Zumba, que zumba marimba

en mi corazón,

aunque se rompan las teclas

que son del fino coyol.



Cuando estabas chiquilla

y juguetona allá en el rancho,

te mimaban los indios

que te querían tanto, tanto.



Tus canciones nacieron

en las jícaras del campo,

y hoy vagan alegres

en el orbe sacrosanto.



Zumba, que zumba marimba

en mi corazón,

aunque se rompan las teclas

que son del fino coyol.



Yo te llevo en el alma

virgencita soñadora.

Te abandonó tu padre

cual si fueses pecadora.



Te dejó sin bautizo

traicionando tu ilusión,

y por eso te han dado

el dulce nombre de PASION.



Zumba, que zumba marimba

en mi corazón,

aunque se rompan las teclas

que son del fino coyol.


			

			

			

			

heredia

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

heredia

heredia 

heredia  heredia

heredia  Photobucket

heredia  Photobucket
 

Volver al Mapa