Himno del Departamento
de Magdalena

Autor: Francisco Covilla Noguera


I
Magdalena, tierra prometida,
es tu nombre camino fluvial,
don Rodrigo Galván de Bastidas,
desde iberia te vino a encontrar.

II
Ni el tayrona aguerrido y valiente,
con su sangre lo pudo evitar,
y orgulloso se fue hasta tu frente
que es la sierra mas alta del mar.

CORO
Al cantarte Magdalena mío nuestras
nuestras almas se llenan de paz
y del pecho arrogante y henchido
una voz nos escapa triunfal.

III
Desde el mar al cesar tu ribera,
fue testigo de cruentas acciones:
pocabuyes, chimilas, son fieras
con sus flechas y sus corazones.

IV
Desafiante un velero negrero
al bantu trajo cual mercancía,
se mezclaron las razas primero
y hoy conviven en plena armonía.

CORO
Al cantarte Magdalena mío nuestras
nuestras almas se llenan de paz
y del pecho arrogante y henchido
una voz nos escapa triunfal.

V
Tus mujeres en gestas gloriosas
combatieron al fuerte español;
y dios quiso que en tu tierra
hermosa expirara el libertador

VII
Los cultivos cambiaron la historia
del macondo florido y feraz.
Yo quisiera siempre en mi memoria
el caribe y el río soñar

 

Himno de Santa Marta

Letra: Mariano Barreneche
Música: Roberto Linero De Castro
9 de Julio de 1949

 
[Coro]
Dios te salve, ciudad dos veces santa
por la gracia del nombre
y la divina unción casi materna,
con que un día amparaste la trágica agonía,
que en tu regazo soportara el hombre
mas grande de la América latina
Dios te salve ciudad de cada día.

[Estrofa I]
Fue en el pródigo valle, el soberano sol
como en fantásticos joyeles
apenas sueltan anclas los bajeles
deslumbran la ambición del escribano y nacerá la cantiga sonora
de un mar azul transparente y terso
para hacer alma adentro como un verso
donde el recuerdo de la infancia llora.

[Coro]
Dios te salve, ciudad dos veces santa
por la gracia del nombre
y la divina unción casi materna,
con que un día amparaste la trágica agonía,
que en tu regazo soportara el hombre
mas grande de la América latina
Dios te salve ciudad de cada día.

[Coro]
Dios te salve, ciudad dos veces santa
por la gracia del hombre
y la divina unción casi materna,
con que un día amparaste la trágica agonía,
que en tu regazo soportara el hombre
mas grande en la América latina

Dios te salve ciudad de cada día.





 

   

   

Volver al Mapa

Volver al Menu