HIMNO DEL CESAR



-Coro-
La historia nos grita ¡Marchad adelante!
¡Marchad que Colombia ya canta en su voz.
El lírico canto de nuestros juglares
Con fiel guacharaca, caja y acordeón!

-I-
¡Levanta Cesar tu bandera a los cielos!
Aquella que ostenta su verde fulgor.
De limpia labranza y de blancos ensueños
De una tierra amiga de esfuerzo y sudor!
Un río te surca, fecundo y triunfante
su nombre legó a tu hermosa región.
Abriendo camino en tus fértiles valles;
Regando incansable tus campos de sol.

(Coro)

-II-
¡Ayer en tu suelo rompió la cadena
de la sujeción con patriótico ardor!
La augusta matrona, la gran Loperena
Que alzó de los libres la nueva canción.
¡Hoy canta también en la límpida sierra
el férvido arhuaco de fe y tradición!
Que mira crecer - ¡Oh Cesar! - en tu tierra
la luz de tu pueblo, sin par, luchador.

Letra: Nabonazar Cogollo Ayala
(Creado en junio de 1997)
Música: Maestro Manuel Avendaño Castañeda
(Musicalizado en octubre de 1997).

 

Himno de Valledupar

RITA LUCÍA FERNÁNDEZ PADILLA
Año: 1984



Maternal, centenaria y bravía
Luchadora en mestiza batalla
Guardan leyendas los acordeones
Del Valle del Cacique Upar

En tus calles de estirpe española
Remembranzas de un pueblo que canta
Con sus historias, sus esperanzas
Oh señorial Valledupar

Coro
Oh ciudad de los santos Reyes
Matriarcal grito soberano
Tradiciones que se defienden
Orgullosa fue tu libertad

Aborigen de casta muy valiente
De una raza labriega hasta la piel
Hoy nos quedan dos símbolos latentes
El Arhuaco y el Kogui, muestra fiel



  

 

 


Nació mi poesía

Autor: Fernando Dangond Castro
Ritmo: Paseo


Nació mi poesía,
como las madrugadas en mi pueblo
ardientes, puras y majestuosas,
mis versos viajeros y libres como el viento,
cual astro fugaz del firmamento,
en la noche hermosa.

Porque el folclor de mi Valledupar,
donde el amor nace en mil corazones,
se eternizó en el alma del Cesar
en la alegría de mil acordeones.

Ya no hay casitas de bahareque
se llenó el Valle más de luces,
no venden arepitas, queques,
Merengues, chiricana y dulces.

Pero el folclor perdura
como el arahuaco en la serranía,
como el Río Cesar en lozanía
con sus aguas puras.

Que hermosas melodías
que compone el hombre sin premura,
y todos sus amigos murmuran
que hermosa y grande es la tierra mía.

Morenita mía,
te invito al Festival de mi tierra
y sientas las notas de un acordeón
y entiendas que inmensa es el alma del que canta
de aquel trovador que en serenata revela su amor.

Los niños del pueblo no esperan brisas
que eleven su frágil cometa al viento,
hoy solo esperan el feliz momento
que parrandear sus padres les permitan.

Ya no hay casitas de bahareque
se llenó el Valle más de luces,
no venden arepitas, queques, Merengues,
chiricana y dulces.

Amor de mis amores,
tu que eres la errante golondrina,
deja de ser alma peregrina
y escucha mis canciones,
ven a la tierra mía,
mi tierra gloriosa de acordeones,
región laboriosa y con mil dones,
seguro que aquí te quedarías.

   

Volver al Mapa

Volver al Menu