Himno Boyaca


Coro
Adelante a la cima que guarda
la memoria de tanto inmortal,
dulce tierra que extiende sus brazos
de occidente a la pampa solar.

I
En su entraña hay jardines de hierro,
está el oro en el rubio aluvión,
parpadea la verde esmeralda
en la niebla del gris socavón.

II
Siempre han sido sus hombres primeros
en el bien, en la guerra, en la paz,
en el cielo no falta una estrella
en las alma siempre hay un cantar.

III
Aquel trae la eterna armonía
con el númen de Floréz y Ortíz,
es antorcha que opone a la muerte
alta valla de aurora sin fin.
IV
Otros vienen del aula fecunda
animados del genio creador,
a esculpir en el muro del tiempo
la esperanza de un mundo mejor.


   

   

Himno de Tunja


Salve ilustre Villa de historiado escudo,
de pétreos blasones, muy noble y leal,
patria de los Zaques y glorioso nudo
entre el sol de Vargas y el de Boyacá.

Te dio Carlos V por armas tonantes
las que ennobluieron Castilla y León:
Aguila bicéfala, leones rampantes,
torres almenadas, granada y toisón.

Arca de leyendas de galantería,
asiento de hidalgos de férrea virtud
y taller de libres, Bolívar un día
te llamó en sonora voz de excelsitud.

De tu suelo un nido los Andes hicieron
para los cóndores de la Libertad
y los potros ágiles de Arauca fundieron
en tus riscos huellas de inmortalidad.

Salve ilustre Villa de historiado escudo,
de pétreos blasones, muy noble y leal,
patria de los Zaques y glorioso nudo
entre el sol de Vargas y el de Boyacá.

   

SOY BOYACENSE

Soy Boyacense de pura raza,
quiero a mi tierra como a mi mama,
siempre de abrigo llevo una ruana,
hecha en el viejo telar de casa.

Y con mi blanco jipa de paja,
cómo armonizan mis alpargatas,
cuando no hay chicha, bebida grata,
echo aguardiente por mi garganta.

Canto bambucos y torbellinos,
y un viva alegre le echo a mi patria,
sin hablar mucho marco la pauta
si de elecciones siempre se trata.

Surco los campos con el acero,
que da la entraña de aquí esta tierra,
y de sus rocas esmeraldinas,
le doy al mundo preciosas gemas.

Haciendo coro con los turpiales,
que alegres cantan de madrugada,
rasgo mi tiple chiquinquireño,
junto a la alcoba de mi adorada.

Llevo en mis venas sangre guerrera,
bien lo atestigua el pantano de Vargas,
soy pendenciero tiro de frente,
nunca un ataque doy por la espalda.

Lucho incansable contra el gobierno,
que en su provecho el fisco gasta,
y cuando triunfo tan sólo pido,
una curul en la burocracia.

   

Volver al Mapa

Volver al Menu