SAN JUAN POR MI SANGRE

Ernesto Villavicencio

Caminar por tus calles
es todo lo que quiero,
andar de serenatas
a la luz del lucero,
sentir la brisa suave
que la noche me trae,
andar con mis amigos
abrazar a mi madre.

Volver a los lugares
donde pasé mi infancia,
que mi vista se nuble 
al mirar la montaña
y al pasar por la calle
donde estaba mi casa
sentir una guitarra
tocar una tonada.

Mi querido San Juan
el ventanal de Cuyo
mi vida está añorando
estar cerquita tuyo
con mis seres queridos
allí quisiera estar
después que Dios decida
San Juan, San Juan, San Juan.

Ando extrañando el Zonda
su viento y polvareda,
los cerros y los valles
más lindos de mi tierra.
Ando extrañando todo
lo que un día fue mío
y el sabor de sus vinos.
Quisiera ver de nuevo
a los ojos de aquella
a quien dije al oído,
espérame que vuelva
si a mi pobre guitarra
la ha embargado una pena
sus cuerdas eran tristes
como añorando ausencias.

Mi querido San Juan
el ventanal de Cuyo
mi vida está añorando
estar cerquita tuyo
con mis seres queridos
allí quisiera estar
después que Dios decida
San Juan, San Juan, San Juan

 

SAN JUAN QUIERO VOLVER

Gurí Oro

Quiero estar otra vez con mis sueños,
contemplando un hermoso balcón,
que tu brisa acarice mi pelo
y beber tu arrogante esplendor,
revolcarme en tus hojas de otoño
y vivir otra vez un amor.

San Juan, quiero volver,
San Juan, regresaré,
San Juan, ya no me iré,
San Juan, no emigraré,
San Juan, San Juan de mis amores,
cuéntame entre los cantores
de tu bello amanecer.

Si un pintor, intentara copiarte
y quisiera tu faz retratar
reflejando tus bellos jardines,
cuan humildes desde la catedral
pero entonces toda su pintura
al pintarte, no le alcanzará.

No quisiera que el dia en que muera
me sorprenda apartado de tí,
la tibieza del sol, tus viñedos,
echos carne quedarán en mí,
Dios le dé a mi alma las luces
para ver tu belleza y morir.

Volveré siempre a San Juan

(Armando Tejada Gómez - Ariel Ramírez)

Por las tardes de sol y alamedas,
San Juan se me vuelve tonada en la voz.
Y las diurnas acequias reparten
el grillo de mi corazón.

Yo que vuelvo de tantas ausencias,
y en cada distancia me espera un adiós.
Soy guitarra que sueña la luna
labriega de Ullún y Albardón.

Volveré, volveré
a tus tardes San Juan,
cuando junte el otoño
melescas de soles allá en el parral...
Volveré siempre
a San Juan a cantar.

Un poniente de largos sauzales
me busca la zamba para recordar,
esas viejas leyendas de piedra
y silencio que guarda el Tontal.

Altas sombras de polvo y camino
maduran el vino de mi soledad,
cuando el sol sanjuanino,
como un viejo amigo, me sale a encontrar

Volver al mapa